© Eduardo Sohns - 2016

INDEX Ediciones Clases Multimedia Quiénes Somos

Villancicos de diversos autores, a dos y a tres, y a cuatro y a 5 voces agora nuevamente corregidos, hay más ocho tonos de Canto llano y ocho tonos de Canto de Organo para que puedam aprovechar los que a cantar comencaren

(3 vols.).


Villancicos de diversos autores, a dos y a tres y a quatro y a cinco bozes, ahora nuevamente corregidos. Hay más ocho tonos de canto llano, y ocho tonos de canto de órgano para que puedam, aprovechar los que a cantar comencaren, así se titula el cancionero hoy conocido como Cancionero de Uppsala o del Duque de Calabria.

El único ejemplar que se conserva, fue encontrado en la biblioteca de la Universidad de Uppsala por el musicólogo y diplomático español Rafael Mitjana. Contiene una colección de villancicos y una serie de piezas Para que puedam aprovechar los que a cantar comencaren. Mitjana hace imprimir en 1909 los textos. Años después se publicó la parte musical, pero sin los ejemplos para ... los que a cantar comencaren... Rafael Mitjana, atribuye la autoría de las obras "a los muchos y muy notables maestros españoles que residieron en Italia, sobre todo en la corte pontificia, durante la primera mitad de la décima sexta centuria. Entre ellos se cuentan nombres tan gloriosos como los de Juan del Enzina, Cristóbal de Morales, Francisco Peñalosa, Bartolomé Escobedo, Pedro Ordóñez, Antonio Calasanz, y tantos otros que sería prolijo citar. A partir del trabajo de Romeu Figueras, Matheo Flecha el Viejo, la corte literariomusical del duque de Calabria y el Cancionero llamado de Upsala, se relaciona la autoría de las obras del cancionero, con músicos relacionados con la corte valenciana de Fernando de Aragón, Duque de Calabria. Como indica el título del libro, encontraremos en el cancionero: villancicos, una de las formas preferidas por los músicos españoles renacentistas. Los textos son de temática variada y recién alrededor del año 1600 el villancico se va circunscribir a lo religioso y principalmente a lo navideño. En 1611 en su Diccionario escribe Covarrubias sobre las villanescas: canciones que
suelen cantar los villanos cuando están en solaz. Pero los cortesanos, remedándolos, han compuesto a este modo y mesura cantarcillos alegres. Ese mismo origen tienen los villancicos tan celebrados en las fiestas de Navidad y Corpus Christi
.

Descripción general

El cancionero (VDA), un pequeño volumen de 14,9 por 20,9 cms., reúne un total de 70 obras. La portada nos indica el lugar, fecha de impresión y quien la realizó: Venetiis, / Apud Hieronymus Scotum, / MDLVI. El título del cancionero y el índice, dan una precisa idea del contenido del libro: villancicos a dos, tres, cuatro y cinco voces, ocho tonos de canto de órgano y ocho de canto llano destinado a los principiantes. No se sabe quien fue el autor de la antología. Tampoco quien pagó la edición. El libro no tiene ninguna dedicatoria. El índice separa el contenido del cancionero en seis grupos: 1) villancicos a dos voces, 2) villancicos, a tres voces, 3) villancicos, a cuatro voces, 4) villancicos de navidad, a tres voces, 5) villancicos de navidad, a tres voces y 6) villancicos, a cinco voces.
El grupo 4 corresponde en realidad a villancicos de Navidad a 4 voces. Los ejemplos de canto llano y los de canto de órgano están incluidos en el grupo 6. Teniendo en cuenta el total del contenido, por nuestra parte, podemos dividir el cancionero en dos secciones principales. En él encontraremos villancicos (en una primera parte) y
cantos para los principiantes (en la segunda). La primera sección está formada por 54 piezas a 2, 3, 4 y 5 partes, la segunda por 16 obras a 1 y 2 voces que son los ejemplos de canto llano y ...canto de órgano para que puedam, aprovechar los que, a cantar comencaren. Solamente dos piezas rompen el orden de la 1ª sección. Las piezas nº 47 y 48 (de Navidad), ambas a3 voces, están ubicadas después de los villancicos a4 que tratan el mismo asunto. También las piezas están ordenadas, en parte, de acuerdo a su signo de mensuración. Entre las obras a2 se colocan en la misma hoja piezas que tienen el mismo signo de mensuración.

Autores

El cancionero no informa quienes son los autores de las obras. Solamente en Dezilde al cavallero se indica N.Gombert. A partir del análisis de otras fuentes es posible aventurar los posibles autores de otras composiciones.

El villancico. La música

Dividido el cancionero en dos secciones, una la de los villancicos y la otra con los cantos para principiantes es fácil ver que las dos secciones del libro tienen características muy diferentes: en la primera, las obras tienen textos para ser cantados, no así en la segunda. Unos pocos signos de mensuración rigen toda la música, las líneas melódicas son claramente cantables, sin grandes saltos que dificulten el canto, son pocos los ejemplos de ligaduras y encontramos algunos ejemplos de coloraciones. Los textos se refieren a una variada temática, siendo algunos profanos y otros religiosos. De acuerdo a ella podemos agruparlos en: 1) populares y pastoriles, 2) amatorios y 3) de Navidad. Las piezas de la segunda sección no tienen texto y están expresamente indicados para que puedan aprovechar los que a cantar comencaren. Un aspecto a destacar es la inclusión en una antología de música práctica de cantos destinados a los principiantes. La intención pedagógica les otorga un interés particular ya que en general, este tipo de material, se reservaba para los libros teóricos.

Estilo

Las piezas del VDA son canciones polifónicas. Predomina el estilo imitativo sobre la homofonía típica de cancioneros anteriores. En las secciones homófonas todas las voces usan el mismo ritmo. En las imitativas, un diseño melódico va pasando de una voz a otra, desarrollándose hasta terminar la frase.
En general las exposiciones de los temas no terminan, cuando ya otra voz comienza a cantarlo. Las cadencias, momentos de reposo, van delimitando las frases. Coinciden con finales de verso, o con fragmentos significativos de texto. Se producen a dos voces, una haciendo la cadencia de soprano (movimiento ascendente), la otra la cadencia de tenor (movimiento descendente). A veces, el tenor suspende el movimiento cadencial para, aprovechando una pausa, respirar y poder seguir cantando, mientras la soprano descansa y aprovecha el comienzo del canto del tenor para respirar y seguir con su melodía. Si bien tradicionalmente la soprano hacía las cadencias de soprano y el tenor las cadencias de tenor, con el tiempo se fue perdiendo esta especificidad. Los villancicos se asemejan a motetes profanos, con secciones cortas y, siendo piezas relativamente breves, con pocas cadencias. Aparecen especies de
madrigalismos en las cuales la música de alguna manera refleja lo que dice el texto. En ocasiones, la forma es más libre y sigue al texto, con varios episodios y sin repeticiones ni vueltas al comienzo. Así sucede en Teresica hermana y Que farem, piezas ambas de Mateo Flecha. Las últimas piezas, a5, son diferentes. Los contrapuntos están más trabajados y hay una fuerte dependencia del texto. Nos encontramos con obras que están muy cercanas
al madrigal.

Forma

La mayoría de las piezas del VDA responde a la forma A - B - B - A, forma que se adapta muy bien al villancico con copla y estribillo. La sección A canta el estribillo, la B las coplas y luego sobre A se canta la vuelta literaria. La forma del villancico se presta para el canto alternado de un coro que canta el estribillo y un solista que canta las coplas. Ejemplos de ésta forma encontramos entre los villancicos de Navidad incluidos en el cancionero.

Nuestra edición

Realizada en 3 volúmenes, en el volumen 1 se incluye un amplio texto introductorio con referencias al cancionero, a los textos, a distintos aspectos histórico-musicales, los criterios de transcripción, etc.; el volumen 2A comprende las obras a 2 y a 3 voces y los ejemplos de canto llano a una voz y los de canto de órganos a dos; el volumen 2B incluye las obras a 4 y 5 voces.

Además del interés musical de las composiciones, el análisis de las mismas revela importantes aspectos de la puesta en música de los textos. Nuestro estudio muestra claramente como, mediante el trabajo sobre la palabra, la forma musical del villancico que en principio hace las veces de “contenedor” sobre la que ésta se vuelca, se va rompiendo para poder seguir el devenir del texto; de esta manera el cancionero cobra nuevo valor vinculando el estilo de los villancicos de principios del siglo XVI (Cancionero de Palacio, etc) con los de músicas más modernas.

A partir de valorizar el trabajo sobre la palabra, se incorpora al análisis una nueva forma de imitación que cobrará gran importancia en el momento de la interpretación.



Villancicos

De diversos autores


Comentarios y textos

[Vol.1]



edición de

Eduardo Sohns

* A ediçao parece-me muito bem feita e cuidadosa - e o livro com seus comentários e textos muito interessante!


(Celso Antunez)[Musica Antiqua Koln, Concerto Koln, Monteverdi Choir, etc.]


* [...] la presente edición [...] aúna, el rigor de la musicología y el estudio del entorno histórico y social [...]

la edición y el estudio [...] no hace sino añadir a los adjetivos de científico y de riguroso, el de fantástico.


Dr. Josep Martí Ferrando (Univ. de Valencia)].


* [...] Aprendí mucho a través de tu erudición. El estudio abarca tantas facetas, y siempre yendo muy allá para

presentar la historia tanto de la poesía como la música y todos los aspectos históricos del entorno.

Entre los otros temas, me gustó mucho tu tratamiento del tema de las repeticiones en los villancicos.

[...] Voy a pedir a la biblioteca que compren la edición [...] me parece que es imprescindible tenerla en nuestra colección.


Dr. John Griffiths (Universidad de Melbourne)].




Exterior: Comprar/To buy Argentina: Pedidos vdaej

Vol. 1: introducción

Vol.2a: obras a2, 3, canto llano y de organo

Vol.2b: obras a4 y 5